enero 9, 2018

La Parca anda de mandil blanco

Desde hoy y en ciertas veces durante este año, mientras tenga el uso de La Razón, esta columna que escribo Miércolesmente  será  de tres partes  a saber: un cuento, un lote de aforismos y un comentario.

Mier.- En el programa radiofónico Olla de Grillos que yo producía hace 50 años,  conté una vez  que un profe de secundaria pidió a dos de sus alumnos  ir a  la Cámara de Diputados y escribir  una crónica de lo que vieron y oyeron. Los chicos fueron al Congreso y se dieron con que la barra estaba atestada de público  y no había dónde sentarse. Entonces, el menor de los terebotes se encaramó en los hombros del otro para saber qué pasaba en el hemiciclo y halló a los congresistas en una esgrima verbal: ¡Cállese, pasa-pasa! ¡Movis rateros! ¡Traficante! ¡Lambebotas! ¡Rosquero! ¡Agente de la CIA! ¡Maleante…! y otras  gentilezas. Ahora se tratan de bolas, amarrahuatos, separatista, bestias de la mala práxides, llunkus, etcéperra.

Vuelvo al cuentito: Cansado por el sobrepeso, el niño de abajo preguntó: ¿Qué pasa? ¿Ya empezó la sesión?,  y el  de arriba le dijo: Todavía no, hermano, recién están pasando la lista de asistentes. (más…)