diciembre 2018

SUS: Será Usted Sano (y salvo)

Experiencia traumática para timoratos, corruptos y conservadores, la actual democracia tendrá en el año que viene dos sucesos memorables: las elecciones presidenciales de octubre y el arranque del Sistema Único de Salud, SUS, en enero.

Que los electores se ocupen de rajar o alabar a sus candidatos; yo quiero ocuparme del SUS y sus proyecciones revolucionarias.

El próximo año se nos dará a elegir entre el SUS y el $us, abreviaturas de dos realidades opuestas: la salud socializada, universal y gratuita, o el negocio privado de los que permutan vida y muerte.

Cinco y medio millones de bolivianos no tienen acceso a la atención médica pese a su derecho constitucional a la salud y en estos días, el opositor majadero y el dueño de la medicina privada gritan improperios contra el SUS, pese a que aún no ha nacido. Vituperan antes, como el imperio romano que persiguió al Niño antes de Navidad.

Dicen que no hay hospitales, medicinas ni médicos para implementarlo. Pero eso se construye, compra o se contrata. Para hacer todo eso se instituye el SUS.

La mitad de la población boliviana accederá a ese sistema sin costo alguno, como ocurre en Cuba y pasará en México, donde el gobierno de López Obrador ha dispuesto agrupar en un solo ente los varios seguros sociales que allí existen. O sea: 120 millones de mexicanos tendrán un único sistema de atención médica, como en Bolivia. Aquí somos solo once millones y el Estado puede pagar por los necesitados con el dinero de todos.

Se construirán 49 hospitales para que en el SUS confluyan todas las alternativas para salvar la salud del pueblo, desde la medicina científica, alópata, hasta la tradicional naturista o  la novedosa  homeopatía, para nombrar dos de los innumerables recursos terapéuticos. (más…)

LOS PAROTANIS

A los devotos del paro podríamos llamarlos paristas, como en México, pero así se presentan tambiénlos del Pari, histórico pueblo cruceño.

Tal vez una chapa cabal para los aficionados al paro de protesta podría ser los parotanis, patronímico de la gente de Parotani, pueblito cochabambés que enrrumba a Oruro y a quienes ofrezco disculpas por rebajarlos con esta comparación.

Los parotanis son quienes creen que con paros y paros van a parar sin reparo el proceso de cambios que desde hace 12 años saca al país del marasmo republicano. Y sin un disparo.

Los parotanis de la parodia golpista. Parodistas  en estado de paroxismo, que es el otro nombre de la irritación de pasiones. Ya sé que estoy hablando de parónimos contrarios a los  antónimos y ajenos a los sinónimos. ¡Cultura chafa que e gasto, caray!

Los parónimos  (afines) de los parotanis son, por lo visto y oído el pasado jueves 6, los peluches, monsters,  transformers, muñecas Barbis, Buslaiyers  y otros militantes opositores que bloquean esquinas y calles gritando lemas donados por Charles Table, Tuto el Quico, Victarugo Kardns, Albaracing Bomboloco y otros ideólogos de la excitante serie Toy Story.

  • ¡Luche, luche, luche /con garra de peluche! // ¡Fuerza compañero/ en carro basurero! // ¡Botellas y sillón / por la constitución! // ¡Dictadura de botas / con veinte barbis rotas! y otras tonterías disparadas al infinito… ¡y más allá!

Los papelones opositorios (sic)  vulgarmente llamados paros son organizados por gente pudiente que dispone de medios y de los  medios. Se dicen pudientes porque creen que pueden apropiarse así nomás de lo bueno ajeno sin gastar nada en creatividad.

Uno topa con ellos en ciertas plazas propalando a todo volumen históricas canciones de la izquierda antiimperialista, que ellos revuelven con proclamas reaccionarias sin chispa ni sostén político.

Difunden, por ejemplo, una canción de Benjo Cruz y sobre esa amada voz rebelde  echan la llajhua de su bronca derechista “para derribar a la dictadura de izquierda que sufrimos…”

En Quillacollo hay unos activistas (por el “activo” que manejan) que con altoparlantes ensordecen a los peatones con la canción Oh bella ciao ciao ciao, himno de los heroicos partisanos en guerra contra el fascista Mussolini.

  • ¿Por qué ponen esa canción? Se atarantan y farfullan: Eh… ah… porque es un disco que nos prestó una señora Dequer es bien chévere  diciendo nos ha dicho (sic)  

Ah, con los parotanis de historieta. Ojalá pusieran frente al país propuestas de avance revolucionario, soberanía y bonanza. Lo que nos ponen son carros basureros, sillas desvencijadas, botellas vacías y otras expresiones de su pensamiento.  Ojalá se nos pusiera a gente capaz de exponer coyunturas contra la dependencia capitalista, alternativas libertadoras como hacemos los izquierdistas de todos los  tiempos.

Lo que manipula la derecha golpista son gañanes, provocadores encapuchados  que insultan y manotean con violencia para justificar el dinerito que, hasta 50 dólares por cada evento,  reciben de las llamadas plata-formas y partidos repartidos hoy entre el oportunismo electoral y la venganza neoliberal.

Los parotanis del paro tan inútil, paro tan inicuo, paro tan insípido