Poesía

medicos

La Parca anda de mandil blanco

Desde hoy y en ciertas veces durante este año, mientras tenga el uso de La Razón, esta columna que escribo Miércolesmente  será  de tres partes  a saber: un cuento, un lote de aforismos y un comentario.

Mier.- En el programa radiofónico Olla de Grillos que yo producía hace 50 años,  conté una vez  que un profe de secundaria pidió a dos de sus alumnos  ir a  la Cámara de Diputados y escribir  una crónica de lo que vieron y oyeron. Los chicos fueron al Congreso y se dieron con que la barra estaba atestada de público  y no había dónde sentarse. Entonces, el menor de los terebotes se encaramó en los hombros del otro para saber qué pasaba en el hemiciclo y halló a los congresistas en una esgrima verbal: ¡Cállese, pasa-pasa! ¡Movis rateros! ¡Traficante! ¡Lambebotas! ¡Rosquero! ¡Agente de la CIA! ¡Maleante…! y otras  gentilezas. Ahora se tratan de bolas, amarrahuatos, separatista, bestias de la mala práxides, llunkus, etcéperra.

Vuelvo al cuentito: Cansado por el sobrepeso, el niño de abajo preguntó: ¿Qué pasa? ¿Ya empezó la sesión?,  y el  de arriba le dijo: Todavía no, hermano, recién están pasando la lista de asistentes. (más…)

calacas

Tt’anta wawas y calaveras

Íbamos en Todos Santos por las calles con unas bolsas de tela para ganarnos el pan rezando en los altarcitos de ofrenda a los difuntos que volvían al pueblo. “Alabado sal señor sacramiento del altar…” cantábamos luego de la estrofa voceada por nuestro corero; los deudos nos pagaban con dos o tres tt’anta wawas (panecillos) por nuca.

En Llallagua y Siglo XX había hasta 4 altares por cuadra, en memoria de los fallecidos ese año, o sea unas 500 mesas de ofrenda. Por eso, las t’ojpas (pandillas) de niños no competíamos, ya que había panes santos para todos.

Las coplas de los alabados eran de burla a la muerte y muy pícaras las que se cantaban en quéchua. Al galope del recuerdo recopilé en los años noventa varias de ellas y las publiqué en Wipalabra, mi columna opinante en el diario Presencia que dirigía Ana María Campero (que ambos descansen en paz).

Sirva el introito para abordar las “calacas” mexicanas que se publican en estas fechas; son textos de epitafios y/o lápidas satíricas con alusiones directas a políticos, artistas y toda gente famosa que se supone estará muerta por hoy y mañana, y a la que se le dirá todo cuanto no se pudo en vida. Ejemplo:

Aquí yace Peña Nieto

al que apodaban Estulto,

no lo enterraron de feto

y hoy lo padecen de adulto. (más…)

Fotografía 1. tomada por Ramiro Escobar.
Fotografía 2 y 3, tomadas por Isacc Mamani

Illimanifiesto

 

Rollo tuitivo con 20 acepciones illimanezcas  en homenaje a la illimagnífica

Ciudad de La Paz  que celebra otro año de su fundación.

 

1.-    Illimanieve:  altar mayor de la albura andina.

2.-    Illimanifestante:  el discorde en concordia con la libertad.

3.-    Illimanía:  fanática de que la vean de donde sea y a cualquier hora.

4.-    Illimaniatado: parece un puño con la muñeca amarrada bajo tierra.

5.-    Illimanija:  manubrio para el control rotatorio del teleférico.

6.-    Illimaniobra:  eje de los ardides para esquivar los trances de la vida.

7.-    Illimaniquí:  modelo para pintores de sombrero de 3 picos o barco de 3 velas.

8.-    Illimanirroto: incitador del dispendio para orlar fiestas  del Gran Poder.

9.-    Illimanivela:  palanca de amores y pareceres en las laderas.

10.-  Illimanivea: depósito de la cremita con que se hermosean las ch’utas.

11.-  Illimaní y mandarinas en  familia,  los domingos por la tarde.

12.-  Illimaniqueo: rector del criterio urbano dual para el bien o el mal.

13.-  Illimanicomio:  asilo de locos mejor conocido como Ciudad Maravilla.

14.-  Illimanicuro: pulidor de manos y afilador de uñas

15.-  Illimanito:  expresión de la efusión mexicana  con abrazo incluido.

16.-  Illimanierismo:  faro de la afectación vecinal pequeñoburguesa.

17.-  Illimaniluvio: baño de manos de honorables cívicos Pilatos.

18.-  Illimanilla:  guardián de los grilletes matrimoniales.

19.-  Illimanido:  tema sobado de cuecas, poesías y tangos.

20.-  Illimanipulador:  lider alaraco que maneja ideas y gente en su beneficio.

 

1

Relato de un orgullo en hip hop

Nació de difícil parto, pero en amor concebida. No fue bien vista al nacer porque el agrio vecindario pretendía hacerse dueño de sus innatas  riquezas. Para que ella sea posible por encima de la envidia, unas diez generaciones rindieron su vida y sueños en duelos de sangre y fuego.

Nació con sol y con nieve, mar a sus pies y montañas, selva infinita, altiplano, un valle azul de verdoso y un lago cerca del cielo.

Del pututu de los vientos y los sonidos del Ande se valió el sabio destino para darle bienvenida con la floresta de un huayño. La música se hizo tierra.  A ella llegaron los indios, que eran su gran mayoría, y desbordaron su angustia y sus lágrimas de hombres tratados como las piedras.

Tres largos siglos estuvo tragando niebla y silencio, hasta que un hirviente mar de ansiedades la hizo cierta. Estremecida brotó para los riesgosos cauces de la libertad y la honra, con ayeres y mañanas, es decir plena de historia y repleta de futuro.

No hubo otro modo de hacerla sino con amor y furia, a tajo de espada y duelo con un dejo de ternura libertadora y solvencia de sus claros guerrilleros. Hubo que hacerla a urgencias  de la energía y el grito de quienes la imaginaron cierta de verdad y libre.

Un sábado 6 de agosto con campanas fue la fiesta y Bolívar en su orgullo la llamó hija predilecta.  Con la sangre de sus glorias, el oro de sus solares y el verde de la llanura  hizo su bella bandera al amparo de la otra, inmemorial, la whipala. Y  creció de fecha en fecha entre aciertos y avalanchas, polvareda de tumultos  y heroísmos de alborada. (más…)

chavenezuyela

Homenajes o menajes*

Los homenajes:

Décima viendo a la isla: “Que si Cuba no existiera, tendríamos que inventarla, para de por vida amarla; de seguro ella nos diera la Revolución que se espera. Este día celebremos el 26 que queremos como toma en resistencia del Moncada y su conciencia: Patria o muerte, venceremos”.

 

“Soneto en arte menor para Gian-Carla Tisera, soprano de voz señera en la ópera mayor  de París o Nueva York. Y, de pronto, quién la oyera, cantar Señora Chichera, un tincu en jazz de color. Artista de gran cultura, tono en tiple, tesitura que se arraiga en la bandera de la canción boliviana. Creativa, bella, ufana… Gracias, señora Tisera”.

Qué ganas de entonar, en Agosto: “De la patria el alto nombre/ en Los Andes y el mar consagremos/ y en los llanos y el valle juremos/morir antes que esclavos vivir”.

Décima de scherzo andino. “Nieve, escarcha y hielo duro sellan el invierno andino, bajo un cielo de azul fino en el Occidente puro, Potosí,  La Paz, Oruro. Cuando el frío se empecina y amanece con neblina, aunque suene a desvarío, para evitarse un resfrío, ¡el sol sale con chalina!” (más…)