Poesía

ME RETA LA RETAMA

 

Era La Paz ciudad de la retama

que brotaba floral en cualquier lado,

en el jardín humilde o en El Prado.

las paredes se orlaban con su rama.

Una infusión relaja la migraña,

ayuda al corazón en su trabajo

de sostener el paso calle abajo

o cuesta arriba en la ladera huraña.

Qué ingratitud con la flor amarilla,

que el habitante de la adusta villa

vuelva al amor por la sencilla dama,

igual que la memoria reprendida

porque te quise ayer y se me olvida…

¡Era la Paz ciudad de la retama!

Las espinas de Espinal

         (Más Aquí del plagio)

Desde ayer que no aparece

que amarga se hace la espera

y en el rumor sin frontera

la mala sospecha crece.

 

Hay que encontrar a Espinal

lleva su humildad por traje

tiene ojos color coraje

y un aire de manantial.

 

Suele ser Lucho Espinal

solidario en las arenas

en las malas y en las buenas

de su pueblo mineral.

 

Es idéntico a sí mismo

en cine, radio, tevé

y explaya su periodismo

con talento y buena fe.

 

Es una tea encendida

sobre el pesar de las brumas

en las altivas columnas

espinales de la vida.

 

Ay espinas de Espinal

letras del abecedario

cuando escribe el proletario

Liberación nacional.

 

Puede estar Lucho Espinal

con su silencio maduro

sentado en el extramuro

de algún barrio marginal.

 

Él palpita en la amistad

de hombres niños y mujeres

sus manos son dos talleres

que fabrican libertad.

 

Hay que hallarlo en el terreno

dando el combate de frente

con la granada inminente

de su corazón de trueno.

 

Tiene una opción preferente

por las personas sencillas

y a los pobres de las villas

da su amor espinalmente.

 

Si encuentras a alguien así

si lo hallas en tu sendero

danos de su paradero

todas las señas “Aquí”

 

Ay espinas de Espinal

letras del abecedario

cuando escribe el proletario

Liberación nacional.

 

Jorge Mansilla Torres

La Paz, 28 de marzo de 1979

mujer

Una mujer me duele en todo el cuerpo
escribió Borges levitando en su muina,
a mí me duele en la peregrina
red arterial conectada al recuerdo.

Me duele una mujer entre los dedos
cuando digito la melancolía
no digo el corazón, cosa sabida,
lugar común de huayños y boleros.

Es un dolor que rebota en las redes
al caminar dolido en la rutina
a recaudo de olvidos y quereres.

Una mujer que es todas las mujeres
dicho en plural, la embozada consigna
que mujeres sin jota dice mueres.

                        Jorge Mansilla Torres

 

La Parca anda de mandil blanco

Desde hoy y en ciertas veces durante este año, mientras tenga el uso de La Razón, esta columna que escribo Miércolesmente  será  de tres partes  a saber: un cuento, un lote de aforismos y un comentario.

Mier.- En el programa radiofónico Olla de Grillos que yo producía hace 50 años,  conté una vez  que un profe de secundaria pidió a dos de sus alumnos  ir a  la Cámara de Diputados y escribir  una crónica de lo que vieron y oyeron. Los chicos fueron al Congreso y se dieron con que la barra estaba atestada de público  y no había dónde sentarse. Entonces, el menor de los terebotes se encaramó en los hombros del otro para saber qué pasaba en el hemiciclo y halló a los congresistas en una esgrima verbal: ¡Cállese, pasa-pasa! ¡Movis rateros! ¡Traficante! ¡Lambebotas! ¡Rosquero! ¡Agente de la CIA! ¡Maleante…! y otras  gentilezas. Ahora se tratan de bolas, amarrahuatos, separatista, bestias de la mala práxides, llunkus, etcéperra.

Vuelvo al cuentito: Cansado por el sobrepeso, el niño de abajo preguntó: ¿Qué pasa? ¿Ya empezó la sesión?,  y el  de arriba le dijo: Todavía no, hermano, recién están pasando la lista de asistentes. (más…)

Tt’anta wawas y calaveras

Íbamos en Todos Santos por las calles con unas bolsas de tela para ganarnos el pan rezando en los altarcitos de ofrenda a los difuntos que volvían al pueblo. “Alabado sal señor sacramiento del altar…” cantábamos luego de la estrofa voceada por nuestro corero; los deudos nos pagaban con dos o tres tt’anta wawas (panecillos) por nuca.

En Llallagua y Siglo XX había hasta 4 altares por cuadra, en memoria de los fallecidos ese año, o sea unas 500 mesas de ofrenda. Por eso, las t’ojpas (pandillas) de niños no competíamos, ya que había panes santos para todos.

Las coplas de los alabados eran de burla a la muerte y muy pícaras las que se cantaban en quéchua. Al galope del recuerdo recopilé en los años noventa varias de ellas y las publiqué en Wipalabra, mi columna opinante en el diario Presencia que dirigía Ana María Campero (que ambos descansen en paz).

Sirva el introito para abordar las “calacas” mexicanas que se publican en estas fechas; son textos de epitafios y/o lápidas satíricas con alusiones directas a políticos, artistas y toda gente famosa que se supone estará muerta por hoy y mañana, y a la que se le dirá todo cuanto no se pudo en vida. Ejemplo:

Aquí yace Peña Nieto

al que apodaban Estulto,

no lo enterraron de feto

y hoy lo padecen de adulto. (más…)

Illimanifiesto

 

Rollo tuitivo con 20 acepciones illimanezcas  en homenaje a la illimagnífica

Ciudad de La Paz  que celebra otro año de su fundación.

 

1.-    Illimanieve:  altar mayor de la albura andina.

2.-    Illimanifestante:  el discorde en concordia con la libertad.

3.-    Illimanía:  fanática de que la vean de donde sea y a cualquier hora.

4.-    Illimaniatado: parece un puño con la muñeca amarrada bajo tierra.

5.-    Illimanija:  manubrio para el control rotatorio del teleférico.

6.-    Illimaniobra:  eje de los ardides para esquivar los trances de la vida.

7.-    Illimaniquí:  modelo para pintores de sombrero de 3 picos o barco de 3 velas.

8.-    Illimanirroto: incitador del dispendio para orlar fiestas  del Gran Poder.

9.-    Illimanivela:  palanca de amores y pareceres en las laderas.

10.-  Illimanivea: depósito de la cremita con que se hermosean las ch’utas.

11.-  Illimaní y mandarinas en  familia,  los domingos por la tarde.

12.-  Illimaniqueo: rector del criterio urbano dual para el bien o el mal.

13.-  Illimanicomio:  asilo de locos mejor conocido como Ciudad Maravilla.

14.-  Illimanicuro: pulidor de manos y afilador de uñas

15.-  Illimanito:  expresión de la efusión mexicana  con abrazo incluido.

16.-  Illimanierismo:  faro de la afectación vecinal pequeñoburguesa.

17.-  Illimaniluvio: baño de manos de honorables cívicos Pilatos.

18.-  Illimanilla:  guardián de los grilletes matrimoniales.

19.-  Illimanido:  tema sobado de cuecas, poesías y tangos.

20.-  Illimanipulador:  lider alaraco que maneja ideas y gente en su beneficio.