maquina de escribir

El delito de ser periodista *

En 1978 publiqué en Lima un libro con ese título. Una compilación de las fechorías –fechas, fichas y fachas- de la dictadura de Banzer (1971-78) contra la libertad de prensa y la gente de los medios de entonces. Es un libro en cuaderno, 29 centímetros de alto por 20.5 de ancho, texto de 88 páginas sin nombre de autor ni pie de imprenta. Su justificación y veracidad se precisan en el texto de la contratapa.

El Delito de ser Periodista entró clandestinamente a Bolivia con viajeros de confianza y chasquis ad hoc. De 500 ejemplares se dieron 450 a activistas capaces de no preguntar de parte de quién. Se tituló así por un careo, el 30 de enero de 1974, en Tolata, tras la Masacre del Valle. Periodista: ¿por qué no podemos ir a la zona del conflicto, es delito? Mayor Cordero: sí, ahora es delito ser periodista.

Ya serán 40 años de la aparición de ese libro colorado donde están nombres y residencias de 68 periodistas desterrados, izquierdistas por la Revolución, la mayoría sin partido, ninguno trotskista. Nunca hubo en Bolivia un gremio con tantos exiliados, jamás. Se nombra a otros 32 comunicadores perseguidos, detenidos o asesinados, como Emilio Mendiola, baleado en una calle de Cochabamba por el agente Gutiérrez Arce que dijo cumplir “órdenes de arriba”. Y también la lista de 20 radios sindicales asaltadas y/o destruidas por militares.

El locutor Gonzalo Otero fue detenido en septiembre del 71 y flagelado con crueldad por Sélich en persona y el agente Balvián; lo arrancaron de Chonchocoro los de Paz y Justicia y sus familiares y fue al exilio en Caracas, donde acabó de morir unos meses después.

Hay en el libro 42 titulares de diarios sobre masacres, censuras y clausura de medios. En 5 capítulos se describen métodos de control, manipulación de noticias y atornillamientos del silencio. En la página 2 puse un aforismo: La censura es la libertad encarcelada; la autocensura es la cárcel de la libertad.

En 1979 al agarrar un poquito de luz democrática, el diputado Marcelo Quiroga Santa Cruz agitó el libro como bandera y fusil en el Congreso para enjuiciar a Banzer por sus atrocidades. Los fascistas redivivos lo mataron en 1980 y entregaron el cadáver del líder socialista al propio tirano, mismo que, se supo después, lo “sepultó” (desapareció)  en un predio de sus haciendas en Santa Cruz.  Nunca se reveló dónde yacen los restos de aquel joven padre de la patria socialista.

Ahora puedo decirlo. Aquel material me fue dado en Lima por Diego Laneuville, ex oblato, amigo, a condición de que no le pida decirme quien lo enviaba. A cambio exigió que si se publicaba no debía ponerse nombres de autores. Ambos cumplimos esos juramentos.

El impresor fue el peruano Julio Dagnino, de Editorial Arte Reda. El gráfico de la portada (dos manos encadenadas a una máquina de escribir) es del artista exiliado José Pepe Luque.

El año 2010 leí en internet la bibliografía autoral del oblato Gregorio Iriarte y ahí estaba El delito de ser Periodista. ¿Así que era él? Uff!, me libré de la reserva pactada con Laneuville. Gregorio murió en octubre de 2012, pero los miserables asesinos, peones de la Doctrina de Seguridad Nacional y el Plan Cóndor, se pasearon impunes por muchos años. Siguen así.

                                    Miércolesmente/ JORGE MANSILLA TORRES

  • Texto publicado por La Razón de La Paz, Bolivia, el 19 de abril de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


7 + 2 =