EPIGRAMA

El cardenal Terrazas lleva mucho tiempo enfermo; sus médicos y voceros faltan a la ética al mediatizar  todas las dolencias del prelado.

 

Uno muere cuando debe

si al fin y al cabo ha vivido,

pero el cardenal no puede

(parece que está prohibido)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 + = 12