calacas

Tt’anta wawas y calaveras

Íbamos en Todos Santos por las calles con unas bolsas de tela para ganarnos el pan rezando en los altarcitos de ofrenda a los difuntos que volvían al pueblo. “Alabado sal señor sacramiento del altar…” cantábamos luego de la estrofa voceada por nuestro corero; los deudos nos pagaban con dos o tres tt’anta wawas (panecillos) por nuca.

En Llallagua y Siglo XX había hasta 4 altares por cuadra, en memoria de los fallecidos ese año, o sea unas 500 mesas de ofrenda. Por eso, las t’ojpas (pandillas) de niños no competíamos, ya que había panes santos para todos.

Las coplas de los alabados eran de burla a la muerte y muy pícaras las que se cantaban en quéchua. Al galope del recuerdo recopilé en los años noventa varias de ellas y las publiqué en Wipalabra, mi columna opinante en el diario Presencia que dirigía Ana María Campero (que ambos descansen en paz).

Sirva el introito para abordar las “calacas” mexicanas que se publican en estas fechas; son textos de epitafios y/o lápidas satíricas con alusiones directas a políticos, artistas y toda gente famosa que se supone estará muerta por hoy y mañana, y a la que se le dirá todo cuanto no se pudo en vida. Ejemplo:

Aquí yace Peña Nieto

al que apodaban Estulto,

no lo enterraron de feto

y hoy lo padecen de adulto.

La “calaca” o calavera es creación popular festiva compuesta por un lapidista (hacedor de lápidas) en nombre del pueblo; el aludido no tiene que enojarse en público porque le irá peor. Es un pacto que se respeta para que viva la tradición.

Ahora, ante este altar miercolizado de La Razón quisiera rezar algunas calaveras avaladas por doña Muerte, Calaca o Catrina a mi lado, y a la que apodaré bolivianamente Sajra (mala), Chojra (flaca), Tullus (huesos), etecé. Aquí voy, pues.

                                              Lápida para Donald Trump:                                                                                         En su cuerpo putrefacto
                                                los gusanos regurgitan,
                                               tratan de pasarlo al tracto
                                                 ¡pero al tiro lo vomitan!

                                                    Del Tuto Ram Ires:                                                                                              Retírate Tuto en paz
                                                si ya dos veces perdiste,
                                                     vos no resucitarás
                                               si con Banzer te moriste.

De una tal Gabriela:
Dos abogados de oficio
manipulan a Zapata,
con un hijito ficticio
meten plata-sacan plata…
La Tullus ve el maleficio
¡y todo lo desbarata! 

Epitafio para una mafia:
Insulta, aplaude, da tunda,
prensa que afloja y estira,
pinche tumba nauseabunda
¡el cártel de la mentira!

De algunas parroquias:
El narco dona dinero
en los nichos del pecado
y la Chojra escucha al clero
rezando: Dios sea lavado…

Epitafio de Doria Medina:
En dos ataúdes expira
el que traficaba a solas,
en uno Doria Mentira
y en otro el llamado Bolas.

                                            De Luis Almagrosera:                                                                                             La Sajra aunque no se crea
                                         lo manda al diablo en un brete
                                          porque es dentro de la OEA
                                           al-ma-gro-se-ra y ojete.

Otra de Trump:
La Parca mira el futuro
de Trump y su gran locura,
con rabia deshace el muro
¡y lo vuelve sepultura!

Para mis musas:
Contra el machismo de frente
va la mujer boliviana,
al verla guapa y valiente
¡la Chojra se hace lesbiana!

                                                 *Mi epitafio:                                                                                                        Este cadáver chiquito
                                   sufre su prestigio en mengua,
                                          pues se envenenó solito 
                                      cuando se mordió la lengua.

Epitafio del buen deseo:
Calavera fija-lija:
que la muerte sin alarde
vaya a vivir en Tarija
¡para que nos lleegue taarde!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 8 = 17